¿Vegana? «¡No sabes lo que te pierdes…!»

Vegana

Como Vegana que soy, hay varias frasecitas que tengo que oír cada dos por tres. Frasecitas que parece que todo el mundo lleva instaladas de serie para que, en el hipotético caso de que se encuentre con una persona vegana, soltárselas ahí, sin más ni más y sin pasarlas primero por un filtro.

Hay muchas frasecitas pero yo creo que la más me chirría es la de «No sabes lo que te pierdes…» o «No sabe lo que se pierde…» siendo esta última la que sueltan estando tú delante, pero no te lo dicen a ti, sino a tu acompañante, para no confrontar contigo… digo yo….

¡ESA DICHOSA FRASECITA!

Y es que sí, esta dichosa frasecita me la han vuelto a decir recientemente y ya, como que me ha «rechinado» más de lo habitual, me ha saturado mucho y con alguien me tengo que desahogar… Os ha tocado, se siente…!

No soy una persona a la que le guste mucho compartir partes de su vida privada, pero hoy voy a hacer una excepción y voy a hablaros un poco de mí. Pero sólo un poco, eh? no os acostumbréis! Y lo voy a hacer por la frasecita en cuestión.

MI VIDA ANTES DE SER VEGANA

Ovejas, Vegana

Veréis yo, antes de ser vegana, era una persona que comía de todo y disfrutaba haciéndolo. Sólo había dos cosas que no probaba, el cordero y el paté de Foie (bueno tres, que el cilantro tampoco). Por lo demás, como os digo no le hacía ascos a NADA.

He comido caracoles, sushi, ostras, almejas crudas, gambas crudas, carne medio cruda… quiero decir que me gustaba probar cosas y sabores nuevos, muchos de los cuales pocas personas omnívoras se atrevían a probar…Ahora echo la vista atrás y me parece que hablo de otra persona, pero sí, así era yo.

Hasta que un día, por voluntad propia y al haber sido consciente de lo que había detrás de todo eso (gracias a mi hijo, para que luego digan de la gente joven…) decidí dar un giro de 180º y disfrutar de la vida y de la comida sacando por completo a los animales de mi plato, entre otras cosas.

LOS COMIENZOS COMO VEGANA

Al principio, como suele pasar, me asusté un poco porque pensé » y qué voy a comer ahora…?«

También pensé que estaría condenada a una comida aburrida, a base de verduras, legumbres y cuatro cosas más..

En fin, que se había acabado el disfrute para mí pero, qué equivocada estaba!!!!

Conejo, Vegana

MI NUEVA VIDA VEGANA

Ahora conozco más alimentos que antes, más productos, he descubierto sabores, texturas y formas de cocinar diferentes, y lo que me queda!!

Todo me resulta fascinante y motivador, porque soy consciente de que hay mucho por explorar en la cocina vegana. Así que, cuando alguien me suelta eso de » ¡no sabes lo que te pierdes! » me dan ganas de decirle:

«Que sí, que lo sé perfectamente, me pierdo todo el dolor, todo el sufrimiento, toda la agonía que esos pobres animales se llevan consigo cuando son asesinados.»

Por no hablar de cosas como los antibióticos, estrógenos, enfermedades y demás historias que no nos cuentan pero que, cuando salen a la luz, nos aterrorizan.

Sé perfectamente lo que me pierdo y lo único que siento, y que creo que nos pasa a todas las personas veganas, es no haberlo hecho antes, ese es mi mayor pesar.

Ternera, Vegana

Quien te suelta estas frases tan alegremente, debe pensar que hemos caído de un árbol cual fruta madura habiendo nacido así ya, y no se paran a pensar que, aunque haya quien sí, la mayoría no hemos nacido siendo vegans.

EL MOTIVO DE DAR EL PASO AL VEGANISMO

Veganízate
Veganízate

Ya que estoy contándoos cosas sobre mí, os confesaré algo. Todo el mundo tiene un pasado que es lo que nos convierte en las personas que somos en el momento actual.

MIS ANTERIORES TRABAJOS

Una de las cosas que más me influyeron a la hora de tomar la decisión de adoptar una vida vegana, fue el hecho de haber trabajado en una carnicería (yo estaba en la sección de pollos y conejos) y en una pescadería.

Había que ganarse la vida y eran los trabajos que me salían. Nunca me gustaron pero había que llevar dinero a casa, así que lo hacía. Estos trabajos me abrieron los ojos a muchas cosas.

Cuando entraba en la cámara de la carne había un olor que no podría describir, no era a sangre, ni a carne, era raro y yo que soy muy sensible, me producía una tristeza infinita.

Hablando con gente, llegamos a la conclusión de que quizás era el olor del estrés de los animales que se les quedaba impregnado y seguían transmitiéndolo. No sé, era muy extraño…

EL DESPILFARRO DE VIDAS

También me afectaba mucho el ver que, si no se vendían, eran arrojados a los contenedores como si fueran basura y no unos animales a los que se les había arrebatado la vida. Eso me resultaba terrible.

Pero el mostrador tenía que estar siempre lleno, aunque fueran las diez de la noche, no fuera a ser que llegara algún cliente y no pudiera comprar…

Os hablo de kilos y kilos cada semana, de animales que eran arrojados a la basura.

Un despilfarro alimenticio, que en realidad es un despilfarro de vidas, que veía en mi lugar de trabajo pero que se multiplicaba por todos los demás centros del país, así que ¡¡¡cual será el alcance de aquello en el resto del mundo!!!

LAS MACROGRANJAS

Ahora, al leer acerca de las macrogranjas, recuerdo que veía que, a veces, los pollos tenían moretones o patas rotas!

Yo en mi infinita inocencia (es que soy muy inocente) pensaba que eso había ocurrido una vez ya muertos, al meterlos en las cajas, pero ahora sé, y me horroriza, la verdad de esas lesiones.

Pollos hacinados sin poder moverse, tan gordos que a veces ni sus patas les pueden sostener, con huesos tan frágiles por el crecimiento acelerado que se rompen.

Cuando fui consciente de eso se me cayó el mundo encima…

Yo también creía que los edredones de plumón o la lana de angora se hacían con el pelo o plumas que los animales perdían naturalmente, madre mía! cómo me iba a imaginar yo la realidad?

SÍ SÉ LO QUE ME PIERDO

!!Así que sí, sé lo que me pierdo y, de hecho, me lo quiero perder!! Recuerdo el sabor de ciertas cosas y lo añoro, aunque cada vez menos, pero no merece la pena.

Para saborear un plato que te dura nada y menos, no veo la necesidad de someter a seres inocentes a una vida llena de horrores sólo para darle gusto a tu paladar.

He tenido críticas al respecto de ciertas recetas que he hecho, porque les pongo nombre de recetas no veganas ¿y porqué lo hago? por todo lo que os he estado comentando antes. Porque hay sabores que añoro y que, poco a poco, estoy consiguiendo imitar, prácticamente a la perfección, sin que con ello sufra ningún ser vivo.

Lógicamente, de esta forma, oriento a todos aquellos que me seguís, sobre el sabor que os vais a encontrar al degustar mi receta y, por otro lado, a quien no haya elegido una vida vegana, indicarle que se pueden saborear platos deliciosos sin sufrimiento animal.

No entiendo porqué a muchas personas les molesta el mero hecho de que les ponga a algunos platos el nombre de una receta conocida y le añada la coletilla de «vegano» o «veganizado», cuando existen nombres como Perritos Calientes, Brazo de Gitano, Ropavieja, Duelos y Quebrantos, Lenguas de Gato, y un laaargo etcétera…

¡La verdad es que me he quedado muy a gusto después de soltarlo todo aquí!

La próxima entrada volverá a ser de comida, como es lo habitual. Una receta fácil (como siempre) económica (como siempre) y deliciosa (como siempre) pero sobre todo, libre de sufrimiento.

Veganamente, Veganízate
VEGANÍZATE!!

También puedes seguirme en:

YOUTUBE

FACEBOOK

INSTAGRAM

TWITTER

THANYA CASTRILLÓN

Veganamente

Agradecimientos especiales a Thanya Castrillón por su colaboración al cedernos su ilustración:😘❤️

INSTAGRAM

WEB

Por Rakel

Cocina sencilla, sin complicaciones, con productos asequibles y como no, vegana. "Consigue que tu alimentación sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimentación"

10 comentarios

  1. ¡Completamente de acuerdo! Acabo de empezar el camino, después de años cocinando vegetariano primero y vegano después para mi hija, y también me pregunto por qué no antes.
    Gracias por compartir tanto

    1. Pues enhorabuena en tu nueva andadura! Sí, ese es mi mayor pesar, no haber empezado antes, pero bueno, más vale tarde que nunca como dicen, no? Un abrazo enorme y muchísimas gracias!! 😊🤗

  2. Hola Rakel. Me ha gustado mucho tu publicación porque me he sentido reflejada ya que en mi caso también fue gracias a mi hijo que me decidí a hacerme vegana, y ahora, después de unos cuantos años, de lo único que me arrepiento es de no haber dado el paso antes igual que tú. Aprovecho para felicitarte por tus recetas y decirte que no me pierdo ni una, son todas deliciosas. Un fuerte abrazo.

    1. Muchas gracias Angélica!! Ya ves, para que luego digan de la gente joven, eh? 😉 Me encanta que te gusten mis recetas, un abrazo enorme y muchísimas gracias por estar ahí!😊🤗🤗

  3. Muchas gracias por esta entrada. Muy buena reflexión, que nos sirve a los que también recibimos comentarios de este tipo. Efectivamente, sabemos lo que nos perdemos, hemos reflexionado y hemos tomado la decisión de perdernos aquello que nos perjudica a nosotros y al planeta. Un saludo.

    1. Muchas gracias a tí también. Exacto, nuestra decisión no es fruto de una moda, un capricho o una dieta, es una forma de vida más que meditada. Un abrazo!!!

  4. Gracias por esta magnífica entrada. Yo también me hice vegana a través de mi hijo.
    Y coincido contigo, soy cada día más feliz de haber tomado esa decisión.
    Y es cierto: se ha abierto todo un mundo de sabores y texturas magníficos y sorprendentes.
    Y, por último, gracias por compartir tus fantásticas recetas!
    🖤

    1. Es increíble cómo algo, aparentemente tan simple, te cambia la forma de ver el mundo, de sentirlo y de vivirlo, me alegro mucho por ti. Muchísimas gracias a ti también Carmen, por sacarme esta sonrisita que tengo ahora mismo al leerte 💗💗 un abrazo! 🤗🤗

  5. ¿Y cuando justo esa dichosa frase te la dice tu médico de cabecera? Me sentí fatal, en serio…; en fin, ya voy a celebrar mi quinto año de “vegetariana casi vegana” y nunca he sido más feliz ni he disfrutado tanto de cocinar y comer. Gracias por todo.💓

    1. Ohhhh! Tremendo! Hay cada médico/a por ahí….también la mía me dio un sermón, pero en fin, poco a poco se irán actualizando, espero. Muchas felicidades por tu quinto aniversario, por adelantado y, a seguir así de feliz, esto sólo va a mejor! 😊 Gracias por comentar. Un abrazo!!😄🤗🤗💗

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.