Heme aquí, de nuevo, para hablaros de otros de esos maravillosos seres que habitan las casas y que seguís empeñados en decir que son sólo mitología o fábula. Sí, amiguinos y amiguinas, heme aquí hoy para hablaros del Sumiciu o Sumicio. Este ser es bastante cabroncete, malucu, traviso y atravesao, en ocasiones lo han tachado como un ser realmente maligno.. Todo el que se dedica a los quehaceres de hacer maldades, en ocasiones se exceden y, ¡claro! ¡no sientan bien las trastadas…! pero bueno, ¡¡quién no tiene familiares así!! ¡¡Habrá que quererlo igualmente!!

Este duende hogareño es mucho menos conocido que el Trasgu, he, incluso, las maldades que hace el Sumiciu se las suelen achacan al Trasgu y ¿por qué? porque el Sumiciu es listo como el hambre y no se deja ver nunca, por lo que, ¿sobre quién va a caer la ira de las víctimas? aunque, ciertamente, yo los he visto actuar juntos y lo que a uno no se le ocurre, ya se le ocurrirá al otro, pese a que el Trasgu no suele ser malvado, en unión del Sumiciu las pueden llegar a liar pardas.

¿Y CÓMO ES EL SUMICIU?

  • Bueno, es más paqueñín que el Trasgu, mucho más pequeño y tiene la habilidad de ser totalmente invisible a la vista de los humanos adultos, no así de los animales y los niños. Sin duda alguna habréis visto enojarse un animal casero sin motivo aparente y os aseguro que alguna le habrá liado el Sumiciu, por otro lado, veréis a los bebés o niños pequeños hablar o reírse a carcajadas, también sin motivo aparente, y es porque, pese a lo malucu que es este duende, le encantan los niños y le gusta hacerles monadas y hablar con ellos… “Los malévolos de este tipo, también tienen su pequeño corazoncito“.
  • Al igual que el resto de duendes, les gusta los colores vistosos y sus ropas son una amalgama de colores, nada conjuntados, lo admito, que, a los señores estos de la moda humana, seguro que les iba a dar un infarto si los vieran… ¡¡quizá por eso son somo son!! Invisibles. Eso sí, su gorro picudo con predominio del rojo, que no les falte.
  • Habitualmente suelen llevar sus pequeños pies al aire, obviamente hacen menos ruido así.
  • Son esmirriaos (delgaduchos), también porque favorece a sus travesuras
  • Sus ojos son muy vivarachos e inquietos, siempre mirando donde preparar la siguiente fechoría.
  • Se les suele representar con una llave en la mano, obviamente, las llaves son su perdición y es lo que más les gusta “hacer desaparecer” o “cambiar de sitio”.
El Sumiciu (Dibujo de Roberto Suárez
Dibujo de Roberto Suárez del Sumicio

¿A QUÉ SE DEDICA EL SUMICIU?

  • Bueno, este elemento, se dedica, como dije un poco más arriba, al arte del hurto al descuido, dicho de otra forma, a “cambiar las cosas de sitio, de su sitio natural, a escondite más preferido del duende…
  • Es habitual que los moradores de la casa y sufridores de estas travesuras y hurtos, acaben montando en cólera y hagan todo tipo de estrategias para echar a este molestísimo duende de la casa, si bien, no amiguinos y amiguinas, va a ser muy raro que recuperéis lo sustraído y, os aseguro que no seréis capaces de volver a encontrarlo jamás.
  • Ojo, al Sumiciu no se le puede achacar una desaparición de un objeto cualquiera, no, sólo en aquellas en que ese objeto haya estado a la vista momentos antes, incluso estando usándolo continuamente en un mismo lugar, que tiene que estar al alcance de la mano por el uso continuo y que, sin más, ya no hay forma de encontrarlos. Le gustan, precisamente, ese tipo de objetos, esos de uso continuo y que siempre se dejan en el mismo lugar por ese mismo motivo, porque, dado que son tan necesarios, siempre se dejan en el mismo lugar.
  • Tiene, también, la mala costumbre de mofarse y reñirse de la pobre persona que, desesperada busca y rebusca el objeto recién desaparecido. Se ríe a carcajadas apuntando con el dedo a aquel mientras con la otra mano se tapa la boca o se hecha mano a la barriga por el dolor de tanto reirse. Incluso se despierta por las noches partiéndose de risa al recordar las maldades que ha hecho durante todo el día…
  • Se dice de él que también hace desaparecer niños, pero, francamente, no podría ser ya que le encantan. Quizá al malo de la casa se le echen culpas de lo que otros seres hacen y que, de hecho, son muchísimos más diabólicos y especialistas en hurtar niños, como, por ejemplo El Home o la Muyer del Sacu.
  • Otra de las especialidades de este “pieza”, es el cambiar o intercambiar cosas de sitio el vino por agua, la sal por azúcar, etc…

LA MORADA DEL SUMICIU

  • Como he dicho, es un duende hogareño, si vive en las casas suele hacerlo en los desvanes o trasteros, pero si puede, prefiere vivir sólo, lejos de los humanos, en los Hórreos, Paneras, Lagares , Pajares, etc. Es de suponer que “quien la hace, la tema” o sea, que si las está liando continuamente, tenga miedo de que lo pillen desprevenido y le metan una buena paliza.
  • Su escondite lo tiene siempre muy ordenado y todo lo que roba, lo esconde perfectamente, posiblemente con algún tipo de conjuro, incluso, ya que nunca nadie recuperó lo hurtado por el Sumiciu.

DICHOS Y ESTROFAS POPULARES SOBRE EL SUMICIU

Como este ser, es de sobra conocido por todos los habitantes de toda Asturias, sobre todo por los que viven en los pueblos, ya que, los Sumicios, no son muy urbanitas que digamos, son varios los dichos populares o estrofas que hay por toda la geografía, tales como:

DICHOS POPULARES

  • Cuando buscas un objeto que estabas usando o : “Llevolo el Sumicio” => /”lo llevó el Suminiu“/; o bien: “Esto ye cosa l’Sumiciu” => /”Esto es cosa del Sumiciu“/; tambien: «¡Pero si estaba aquí ahora mismo; ni que lo hubiera tragado el Sumiciu!»
  • Cuando a alguien le desaparecen muchas cosas muy a menudo los vecinos comentan: “A esi entroi el Sumiciu” => /”A ese le entró el Sumiciu“/
  • Cuando se desea mal a un vecino: “Mal Sumiciu lo suma” => /” Que un Sumiciu malo le entre“/
El Sumiciu
El Sumiciu

ESTROFAS

En el Camino Encantado del Valle de la Ardisana (Llanes), una escultura hecha por Pedro Bueno, en la que se recrea al Sumiciu, en clave de humor pone:

"Dicen que no existo,
pero cuando falta algo,
todos se acuerdan de mí.
Mira bien en tus bolsillos
antes de seguir tu camino, 
no acepto reclamaciones. 
Además no existo...¿o sí?
."

Existe una estrofa correspondiente a un cantar, que dice:

"En mía vida nunca oí
que na iglesia andaba el Trasgu;
Si el Trasgu non entra aquí,
¿como ye que nos falta el rosariu
?

CÓMO DESHACERSE DE UN SUMICIU

Hay una forma que se ha hecho popular y es la siguiente: Dicen que la única forma de evitar ser molestados por este pequeño y travieso ser, es el rezar una oración a San Antonio, pero hacerlo de corrida y sin cometer el más mínimo error…. En fin, como lo de que el cura de la zona le tire un zapato al Nuberu… No sé, podéis probarlo, a ver si…

Como cualquier batalla, hay que buscar el punto débil del enemigo, y este, como ya os dije, es un flipao del orden en su guarida, también sabemos que los niños y los animales sí que lo ven… No hay mucho más que contaros, no? Hay que localizar su escondite y liársela parda allí, vengarse de forma que le sea imposible limpiar o recoger, molestarle de continuo y no dejarle paz alguna de forma que se vaya a otra casa a incordiar a otro.

Será costoso y habrá daños colaterales, ya que se enfurecerá, pero, en ocasiones, unos pequeños daños sufridos en momentos indicados, pueden evitar unos grandes daños de por vida.

Eso sí, no lo confundáis con el travieso Trasgu… pobre!

Si os ha gustado esta entrada, igual os gusta también las otras anteriores en las que he hablado de otros fantásticos seres como el Busgosu ( O sea, yo), el Cuélebre, el Home del Sacu, El Home Llobu, el Nuberu, el Trasgu, La Güestia, la Xana

AUTORES DE LOS DIBUJOS:

Agradecimientos a David Cavernario por su versión del Sumiciu. Podéis ver más dibujos de él en:

DRAWFOLIO

INSTAGRAM

Agradecimientos a Roberto Suárez por su versión del Sumiciu. Podéis ver más dibujos de él en:

INSTAGRAM