EL TAHINI

Y pensar que hace unos años ni siquiera sabía de su existencia….! Y ahora, qué sería de mí sin mi Tahini! Una salsa maravillosa que me sirve para infinidad de cosas en la cocina.

A estas alturas realmente me cuesta pensar que haya gente que no sepa qué es, pero claro, eso lo pienso ahora que yo lo conozco y lo uso y veo muchas recetas hechas con esta pasta, pero me imagino que al igual que yo antes, habrá quien no sepa qué es eso del Tahini. Para esas personas, aquí va la explicación. Es una pasta hecha a base de semillas de sésamo, tostadas o crudas, que es muy usada en múltiples recetas de origen árabe:

  1. falafel,
  2. hummus,
  3. baba ganoush,
  4. byessar,
  5. falafel de semillas y pistachos
  6. ….y muchas más.
Semillas de Sésamo

Semillas de Sésamo

El sésamo es muy rico en calcio y por eso es una semilla muy interesante para la buena salud de nuestros huesos, aunque como cualquier otro alimento nos aporta además, muchos otros beneficios.

Afortunadamente hoy en día es muy fácil de adquirir en muchas tiendas, pero si, como me ha pasado a mí, te has quedado sin él y vas al herbolario a comprarlo y vuelves a casa con un montón de cosas menos el tahini y lo necesitas para una receta, pero pasas de volver a salir…. o por lo que sea, prefieres hacerlo en casa, hoy te digo cómo hacerlo. Es muy, pero que muy fácil y queda muy bueno, vamos que si yo no lo hago más es por vagancia más que por otra cosa, pero el resultado es buenísimo!

Ingredientes:

Ingredientes para hacer Tahini casero

Ingredientes para hacer Tahini casero

-1 taza de Semillas de Sésamo

-unos 15 ml. de Aceite de Oliva o Sésamo

COMPRA AQUÍ TUS INGREDIENTES!!

Elaboración:

Como os digo es muy fácil. Tostamos ligeramente las  semillas de sésamo, en una sartén. Vertemos en un vaso batidor y trituramos, cuando ya esté un poco apelmazado el sésamo, al ir soltando su aceite, le incorporamos el aceite de oliva o sésamo y trituramos poco a poco y con paciencia hasta que se forme al pasta. Y ya está!

De todos modos aquí os dejo el vídeo con su elaboración, porque siempre se entiende todo mejor si lo vemos hacer. Además os muestro dos opciones: una con una batidora normal y corriente y otra, con un mortero Suribachi, por si lo preferís hacer con un método más natural. De cualquiera de las dos formas que elijáis os quedará delicioso.

A que es tan sencillo como decía! A mí me gusta mucho aliñar mis ensaladas con él. Cojo una o dos cucharadas de Tahini y las disuelvo en zumo de naranja o mandarina, una pizca de sal, lo bato bien a mano y se lo pongo por encima a  la ensalada y queda buenísima y además mucho más nutritiva. También me gusta tomarlo untado sobre unas tostadas y con un poco de Endulzante de Dátil por encima y ¡madre mía! para chuparse los dedos en el desayuno o merienda, una delicia!

VEGANÍZATE!!

También puedes seguirme en:

YOUTUBE

FACEBOOK

INSTAGRAM

TWITTER