[amazon_link asins=’8484455483,B01M6W4PYH,B0197Y5CBG,B00IP497S4,B00JG9GJPQ,8441537615,8488242719,8415887027,8441435782′ template=’ProductCarousel’ store=’veganamente-21′ marketplace=’ES’ link_id=’5a74d745-5e84-11e7-9e5e-4da3a711bcc0′]

Como expliqué en el anterior post la emoción de la energía de la Madera cuando está en desequilibrio es la ira, la furia, la impaciencia.  Este precioso cuento de Jorge Bucay me ayudó hace varios años ya, a descubrir cómo se camuflaba en mí esta emoción y espero que pueda ayudaros también.

La Tristeza y la Furia

En un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar, o quizás donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta…

En un reino mágico, donde las cosas no tangibles, se vuelven concretas…

Había una vez… un estanque maravilloso.

Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente…

Hasta ese estanque mágico y transparente se acercaron a bañarse haciéndose mutua compañía, la tristeza y la furia.

Las dos se quitaron sus vestimentas y desnudas las dos entraron al estanque.

La furia, apurada (como siempre está la furia), urgida -sin saber porqué- se bañó rápidamente y más rápidamente aún, salió del agua…

Pero la furia es ciega, o por lo menos no distingue claramente la realidad, así que, desnuda y apurada, se puso, al salir, la primera ropa que encontró…

Y sucedió que esa ropa no era la suya, sino la de la tristeza…

Y así vestida de tristeza, la furia se fue.

Muy calma, y muy serena, dispuesta como siempre a quedarse en el lugar donde está, la tristeza terminó su baño y sin ningún apuro (o mejor dicho, sin conciencia del paso del tiempo), con pereza y lentamente, salió del estanque.

En la orilla se encontró con que su ropa ya no estaba.

Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la ropa de la furia.

Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que esta furia que vemos es sólo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia, en realidad… está escondida la tristeza.

Del libro de Jorge Bucay: “Cuentos Para pensar”

bonito-estanque-agua-cascada

Este maravilloso cuento nos ayuda a comprender cómo se pueden enmascarar las emociones y cómo cuando miramos bien en nuestro interior podemos encontrar el origen de lo que nos ocurre realmente, buscando el origen, podemos encontrar la solución y además podemos comprender mejor a los demás. La emoción de la furia, la ira, la rabia… es tristeza en el interior de tu Ser, cuando descubres la tristeza puedes seguir buceando en tu interior y ver cuál es la causa que la origina y así poder sanarla.

Así también cuando sientes tristeza, si miras bien, puede que encuentres que en realidad es rabia contenida, escondida, o frustrada y este gran hallazgo te permite que puedas ayudarla a disolverse.

Cuando reconocemos la emoción auténtica que nos está originando un problema, tenemos gran parte del problema resuelto. Cuando la reconoces por su nombre verdadero, tomas tú el control de lo que ocurre, puedes observarla por fin en lugar de negarla o ignorarla, puedes intentar ver qué causó esa emoción y solucionarlo. Y si no encuentras qué fue lo que la originó, simplemente puedes respirarla, observarla y controlarla para irla domando poco a poco desde la comprensión y el amor.

Podemos equilibrar la energía de la madera desde este reconocimiento, identificando qué sentimos y respirando con calma, llevando si es necesario esa emoción a la chimenea de tu hara tal y como explicaba en el post de “Tu centro” y buscar la calma interior. También puede ayudar el observar un árbol, sentir su calma y su fuerza, y sentirte uno con él, sentir su energía que ahora en primavera está brotando hacia arriba, la energía de la madera es ascendente, al igual que en la naturaleza nuestra energía ahora está en proceso de transformación ascendente. De ahí el dicho de “La primavera la sangre altera”.

Espero que este cuento os sirva para conoceros un poco mejor.

Podéis dejarme cualquier duda o comentario, responderé encantada. Ah! y podéis seguirme también en Twitter:https://twitter.com/Vegana_Mente

Youtube:https://www.youtube.com/channel/UC8gMullt_VWkTTAbW5GYZZg

Instagram:https://www.instagram.com/vegana_mente/

Facebook:https://www.facebook.com/cocinando.veganamente/?ref