Milarepa, célebre en la historia del budismo, entró una vez en una cueva y tuvo miedo. Estaba todo oscuro alrededor y la oscuridad le hizo creer que había un demonio acurrucado en un rincón entre las sombras. En efecto, al poco tiempo surgió de la sombra un demonio. Milarepa le increpó: “¿De modo que estabas ahí?”
-“No”, contestó el demonio, “estaba en tu mente”.
Hoy voy a hablaros un poquito sobre la mente para que empecemos a utilizarla en nuestro beneficio, y siempre sea una ayuda y no un problema, porque la mente puede ser nuestra amiga o nuestra mayor enemiga. De hecho el único enemigo real que tenemos es una mente sin dominar.
Tenemos una mente maravillosa y poderosa, una aliada extraordinaria, pero aún no sabemos utilizarla, la mayoría de nosotros no hemos aprendido a hacerlo, no nos dieron al nacer el manual de instrucciones y hemos cogido malos hábitos de uso, demasiadas veces hemos puesto el piloto automático, no nos hemos preocupado de educarla, ponerle ciertos límites, así es que la mayoría de nosotros tenemos una mente que está sin domar, casi ha tomado el control sobre nosotros, actuando libremente, y nos hemos convertido en su víctima, hemos pasado a dejarnos controlar por ella en lugar de ser nosotros quienes la controlemos, que sea ella quien esté a nuestro servicio.
Así las emociones circulan sin control por nuestro cuerpo, los pensamientos están fluyendo constantemente sin un momento de descanso y nuestra mente nos está diciendo constantemente qué hacer, qué pensar, qué opinar….juzgando, criticando, comparando, imaginando…sobre cualquier persona o situación. Y la mayoría de nosotros ni nos damos cuenta de esto.
Vamos entonces, a intentar que esto cambie y seamos nosotros quienes tomemos el control sobre nuestra mente, que como he dicho anteriormente, es extraordinariamente maravillosa y poderosa. No es su culpa actuar como hasta ahora ha hecho, pues es como un niño con un gran potencial pero que nadie le ha sabido guiar y educar para que canalice sus capacidades en la dirección correcta.
Cada historia que nuestra mente nos cuenta (y a veces parece un guión estupendo para una película de terror), nos genera una serie de emociones y libera un determinado número de hormonas por nuestro cuerpo, afectandonos de distintas formas según la emoción. Y nos sentimos mal sin saber por qué, incómodos, nerviosos, excitados…
Otra capacidad de la mente desbocada, es la de viajar en el tiempo, siempre nos está haciendo viajar al futuro y al pasado y con una rapidez asombrosa, y tampoco nos damos cuenta, para nosotros se ha convertido en algo normal y no somos conscientes de que no estamos en el momento presente casi nunca, el tiempo se nos pasa sin darnos cuenta.
Las horas, los días, los años…y ¿donde hemos estado en cada instante? Viajando, viajando en el mundo de ficción que nuestra mente nos crea.
¿Qué tal si a partir de ahora empezamos a tomar nosotros el control?
¿Qué tal si empezamos a sentir la vida que hay en nosotros? ¿Qué tal si empezamos a vivir en el momento presente?

 

saludholistc-2-1
Empecemos sintiendo nuestra respiración…, cómo nos sentimos en este momento, cómo late nuestro corazón… Siente en este momento por unos instantes cómo estás sentado….. cómo están pisando tus pies en el suelo…..tu respiración ¿es lenta…es rápida…?…intenta sentir o imaginar el latido de tu corazón…y ahora , trata de imaginar cómo tu corazón impulsa la sangre por tu cuerpo, circulando como carreteras por tu interior y llegando a cada rincón, imagínalo con los ojos cerrados por unos instantes, tratando de sentir una especie de hormigueo por ese fluir… y respira, respira con atención…, con conciencia…, intentando que cada vez sea un poquito más lenta…, más calmada…, más tranquila……
Observa si ocurre algún cambio mientras haces esto….quizás estés más presente…, con una sensación de calma… o quizás estés con sensación de más inquietud por ser consciente de las emociones que circulan sin control….
Todo está bien, sea lo que sea lo que hayas sentido, si ha habido algún cambio entre el antes y después es porque has sentido la vida que hay en tu interior.
Empieza a tomar el control de tu mente con algo tan sencillo como esto, cada día dedícate unos minutos a observar cómo te sientes, viaja durante unos instantes a tu interior a través de tu respiración, inspira lentamente, contén unos segundos la respiración y a continuación suelta todo el aire con un suspiro, trata de liberar con el suspiro toda la tensión que puedas tener, repite esto tres veces seguidas, tres respiraciones y observa cómo te sientes después. No importa si no sientes ningún cambio las primeras veces, poco a poco te irás sensibilizando a ello.
Puedes hacerlo en cualquier momento y lugar, incluso en tu trabajo, lo único que necesitas es un par de minutos, no importa donde estés, siempre puedes encontrar un rincón y un momento para ello, incluso un cuarto de baño puede ser un lugar perfecto para estar a solas ese momento, ese par de minutos.
Con este ejercicio empezarás a ser consciente de tus sensaciones y podrás empezar a tomar el control sobre tu mente, parándola poco a poco y observándola. Empezando un viaje muy diferente, un viaje a tu interior, hacia la comprensión de tus emociones, actos y sensaciones, que te ayuden a vivir con más calma, con más paciencia, una vida más feliz.
Cuando tenemos más conocimiento sobre lo que nos ocurre, podemos actuar y decidir en lugar de dejarnos llevar por las emociones que generan nuestros pensamientos.
Sé consciente de lo que estás pensando en cada momento.

Podéis dejarme cualquier duda o comentario, responderé encantada. Ah! y podéis seguirme también en Twitter:https://twitter.com/Vegana_Mente

Youtube:https://www.youtube.com/channel/UC8gMullt_VWkTTAbW5GYZZg

Instagram:https://www.instagram.com/vegana_mente/

Facebook:https://www.facebook.com/cocinando.veganamente/?ref=h