San Valentín a la vista!!! y qué toca? Pues sí, recetas especiales con corazoncitos y cosas de esas. Yo no voy a ser menos y también he preparado mi receta especial  para ese día. Una receta que os confieso que me ha enamorado, la he llamado Milhojas de San Valentín. Y no sé cómo explicar la sensación que produce cuando te comes los Milhojas, son tiernos, cremosos y dulces pero sin empalagar, no sé, es muy muy agradable la sensación en boca, me encanta como han quedado, os lo juro.

Dicho esto, os digo la verdad? No soy yo muy fan del Día de San Valentín. Por qué? Quizás os lo imaginéis y penséis lo mismo que yo. Considero que el amor que sientes por una persona no debe celebrarse exclusivamente un día por encima de todos los demás, al igual que otras celebraciones como el día de la madre o del padre. Ese amor debe demostrarse a diario, y no hacer el paripé un día al año, en el que por desgracia, muchas veces se regala porque toca, porque todo el mundo lo hace y hay que hacerlo porque sí. Al final el amor se convierte en un negocio y nada más.

Sin embargo, sí que estoy a favor de celebrar un día, el que queramos, o varios, ¿porqué uno sólo? en el que lo que hagamos sea rendir homenaje a lo que sentimos por esa persona que es tan importante y que nos hace ser tan felices, pero sin regalos comprados, algo hecho por nosotres mismes, que lleve nuestra esencia, aunque nos salga mejor o peor. Y una cena especial puede ser un buen regalo. Esos Milhojas de San Valentín pueden ser un broche ideal para una cena especial, pero también para un desayuno romántico.

Es curioso cómo surgen las ideas, esta receta partió del hecho de que quería compartir una receta muy típica de Asturias que se come durante el Carnaval o Antroxu, como lo llamamos aquí, y que son los Frixuelos (una especie de crepes). Como van tan seguidas las dos celebraciones, se me iluminó la bombilla y pensé: “pues ya está! a partir de los frixuelos aprovecho y hago un postre”. La idea ya la tenía en la cabeza pero no sabía con qué rellenarlos o cómo decorarlos, así que, una vez más, y como pasa cada vez que practico alguna receta, no nos quedó más remedio que sacrificarnos en casa y probar una y otra vez hasta que salieron como yo quería, ¡qué dura es la vida a veces! XD bueno, en realidad no fueron tantas veces pero tres puede que sí. Finalmente y una vez que estuvimos de acuerdo unánimemente con el resultado, he aquí la receta!!! 😀

Siempre trato de que los ingredientes sean lo más asequibles posible y esta receta no es una excepción como podéis ver.

Los ingredientes:
Ingredientes para hacer los Milhojas de San Valentín.

Ingredientes

La base son los Frixuelos. Podéis hacer como yo y hacer una tanda entera, usar los que necesitéis para la receta y el resto para comer como prefiráis. De cada Frixuelu salen unos cuatro corazones y cada Milhoja lleve unos ocho, así que aquí ya os dejo a vosotres el cálculo de cuántos tenéis que hacer dependiendo de cuántos Milhojas queráis 😀

Para la Crema de Anacardos:

-200 grs. de anacardos remojados

-Leche vegetal (la que se necesite)

-2 cucharadas de zumo de limón

-Edulcorante al gusto, yo he usado azúcar vainillado, que le da un toque muy rico.

Para la Mermelada:

-150 ó 200 grs. fresas

-0,16 grs. de Agar-Agar por cada 100 ml. de fruta triturada

La elaboración:

Usé fresas congeladas porque al triturarlas dan un tono rojo más intenso que las frescas pero si preferí usarlas frescas, el proceso es exactamente el mismo.

Bueno, pues esta es mi propuesta para San Valentín, pero recordad que no hace falta que sea un día marcado en el calendario para celebrar un  día especial con quien sea. Os deseo que disfrutéis de este plato, del amor y de la vida. Sed felices!!!!

 

Veganízate!!! 😀

También puedes seguirme en:

YOUTUBE

FACEBOOK

INSTAGRAM

TWITTER