La de hoy es una receta muy humilde pero muy sabrosa, de esas que se hacían antaño para combatir el hambre con pocos ingredientes y contundente al mismo tiempo para aguantar bien el duro esfuerzo del trabajo diario. Son unas Patatas Revolconas o Meneás, que parece ser que son lo mismo. He de decir que es la primera vez que la hago y me ha gustado mucho su resultado, es una receta que está muy, muy, pero que muy rica.

Es curioso cómo di con esta receta, fue estando en Ponferrada, tengo una hermana viviendo allí y voy siempre que puedo, por ver a mi hermana y porque es una ciudad que me encanta, bueno en general todo el Bierzo, tiene unos lugares para visitar realmente preciosos, os lo recomiendo. Pero volviendo al tema, resulta que salimos por la tarde a dar una vuelta y a tomar algo y, uno de los sitios a los que fuimos era un bar mejicano, un sitio muy chulo donde te ponen tapas con la consumición; una de esas tapas eran unas Patatas Chingonas, que yo en mi ignorancia, di por supuesto que se trataba de una receta mejicana, así que me puse a buscar en internet porque me parecía una receta ideal para veganizar en casa y compartirla con quien, como yo, no la conociera. Y ahí, buscando, buscando me di de bruces con la realidad al descubrir que la receta, de mejicana tenía tanto como yo, que era española!!! de Ávila, Salamanca, Cáceres….toda esa zona jajajaaa

Me puse a buscar cuál era la receta original para reproducirla de la manera más fiel posible pero, como podéis imaginar, había miles de recetas  y todas diferentes así que fui cogiendo un poco de aquí y un poco de allí, tratando de hacerla de la manera que a mí me parecía más fiel a la original. Y así ha salido esta receta que, como os decía antes, está para chuparse los dedos. Espero que os guste!!!

Ingredientes:

-patatas, al ser el ingrediente principal es importante usar unas buenas patas, de ello dependerá que te salga de diez, la receta.

-1 cebolla pequeña o media grande

-ajo, al gusto

-una cucharadita y media de pimentón dulce de la Vera

-media cucharadita de pimentón picante (menos si no eres muy de picante)

-aceite

-sal

Elaboración:

Como os digo es muy sencilla, te lleva un ratín hacerla pero bueno, mientras que la haces puedes aprovechar a leer o hacer algo por el estilo.

Primero de todo preparamos las patatas, una vez peladas y lavadas, las troceamos, pero no cortandolas limpiamente, sino chascándolas, cascándolas para que se deshagan mejor. Por otro lado en una sartén con un poco de aceite ponemos la cebolla con un poco de sal y dejamos que se haga, cuando esté lista incorporamos las patatas y removemos durante unos minutos, unos cinco aproximadamente. Entonces añadimos los pimentones y removemos bien y rápidamente, antes de que se queme ponemos agua hasta que cubra las patatas y volvemos a remover. Ponemos sal y dejamos que se vayan cociendo a fuego no demasiado fuerte, a un nivel medio. A partir de aquí es cuando hay que tener un poco de paciencia ya que  hay que irlas removiendo a menudo. Veremos cómo se van deshaciendo a medida que se van cociendo y las vamos  meneando. Hay que esperar hasta que se deshagan casi por completo, no tiene que quedar como un puré uniforme, pueden quedar trocitos de patata. Lo apartamos del fuego y le incorporamos unos dientes de ajo machacados, que le dan un toquecín muy rico y ya está, ya la tenemos! Y acompañada con soja texturizada gruesa queda un plato redondo!

Patatas Revolconas

Veganízate!!! 😀

También puedes seguirme en:

YOUTUBE

FACEBOOK

INSTAGRAM

TWITTER