Me encantan los Chips de Col Rizada, bueno rizada y sin rizar, he probado con diferentes variedades y todas quedan riquísimas. A mí me encanta la verdura, da igual cómo esté cocinada, de cualquier manera, al vapor, cocida, salteada, en batidos, licuada…..la verdad es que soy afortunada, lo digo porque conozco a mucha, aunque parezca raro así es, a mucha gente que no le gusta y que no se comen una verdura, de ningún tipo así las maten. A mí me sorprende que puedan vivir así y a elles que yo pueda ser capaz de comer tanta verdura 😀

Es importante que las verduras formen la parte principal de nuestras ingestas de comida, a diario, en cada comida ya que, además de la fibra que nos aportan, también nos proporcionan vitaminas y minerales, muy importantes para el buen funcionamiento de nuestro organismo. La col, en particular, nos proporciona más vitamina C que las naranjas, Omega-3, vitamina A, más hierro que un filete y más calcio que la leche y un  montón de cosas más…pero bueno mi sección no va de eso, va de recetas  y eso es lo que os voy a compartir: cómo hacer unos deliciosos Chips de Col Rizada

Ingredientes:

-un manojo de hojas de col, unos 150 grs. si es ecológica o de vuestro huerto muchísimo mejor

-5 cucharadas de levadura desamargada

-un chorrín de zumo de limón

-sal al gusto

-un poco de aceite

-ajo en polvo (opcional)

Col Rizada

Elaboración:

La mar de sencillo, lavamos las hojas y las escurrimos bien. Les quitamos el tallo o nervio central y las troceamos a mano, en trozos un poco grandes, como las rodajas de las patatas fritas o un poco más, eso ya lo vais viendo sobre la marcha, es que no tienen que ser muy pequeños porque luego al deshidratarse menguan mucho. Los ponemos en una fuente y ya le vamos agregando los demás ingredientes y removiendo bien, con las manos, eh? para que todo se reparta bien por todas las hojas y se impregnen bien. Ah! que no se me olvide, que no estén muy fuertes los sabores de la sal y el ajo porque luego, al finalizar el proceso se potencian. Una vez esté todo aliñado lo ponemos en la deshidratadora y a esperar.

Os voy a contar cómo lo he hecho yo con la mía, la he puesto a 42ºC y la he dejado durante cuatro horas, pasado ese tiempo, los trozos que estaban en la parte baja estaban prácticamente hechos pero los de la parte superior  no. He de decir que yo tengo una deshidratadora baratita, no de esas tan caras que veo por ahí, así que no se cómo sale en esas o en otras que sean mejores. Una vez aclarado, prosigo. Así que lo que hice fue cambiar de posición las bandejas, justo en el orden contrario, lo más húmedo abajo y lo más seco arriba, y la dejé otras dos horas más. Pasado ese tiempo estaban perfectamente crujientes, riquísimas y listas para comer.

Si no tenéis deshidratadora se pueden hacer en el horno, lo precalentáis unos diez minutos a una temperatura no muy fuerte, unos 150ºC y las metéis en la parte central del horno, yo lo puse además con ventilador. Luego bajáis la temperatura a unos 100 ó 120ºC y las dejáis hasta que estén. Ya sabéis que no todos los hornos son iguales, yo las tuve 10 minutos y quedaron perfectas, bueno algún trozo un pelín más tostado de la cuenta pero bien. Así que lo que tenéis que hacer es estar pendientes y mover los trozos de vez en cuando, al menos una vez para que se distribuya más uniformemente el calor.

Chips de Col Rizada

Ahora sólo tenéis que guardarlos en un tarro de cristal, si es que no los devoráis al instante, y disfrutar.  Ya véis qué snack tan original, sano y riquísimo! Os va a sorprender!

Veganízate!!! 😀

También puedes seguirme en:

YOUTUBE

FACEBOOK

INSTAGRAM

TWITTER