Heme aquí de nuevo para instruiros a todos y a todas con mi sapiencia milenaria como buen Busgosu y Señor de la Naturaleza que soy. Hoy os hablare del Trasgu, ese duende hogareño y travieso que todos y todas tenéis, sin duda, en vuestras casas.

Este duende es, junto a los otros seres que he descrito ya en anteriores entradas (La Xana, la Güestia, El Cuélebre, El Nuberu y El Home Llobu) otro de los personajes que, en Asturias y otros lugares muy distantes entre sí, son conocidos como seres mitológicos, pero algo habrá como para que sean tan conocidos “arroun de güorl”…

OS PRESENTO AL TRASGU

Bien, amiguinos y amiguinas, dado que habitualmente no tenéis la capacidad de poder ver con claridad a este pequeño duende hogareño, pues su destreza mimetizándose con el entorno le proporciona, prácticamente, la invisibilidad total para las personas humanas, yo os explicaré cuál es su apariencia.

DESCRIPCIÓN DEL INSURRECTO

  • Es un humanoide pequeñín de tez morena casi negra, ojos negros brillantes, picaresco gesto, aspecto vigoroso y muy sagaz.
  • Tiene la estatura de un niño de unos 40 u 80 centímetros, es muy esmerado en su vestir portando trajes de llamativos colores, pero en su cabeza lleva siempre un gorro picudo y de color rojo ( conocido como el Getu Colorau, Gorretín Colorau o Gorra Encarná) que, si lo pierde o se lo quitan, ¡¡la puede liar parda!!
  • Su mayor característica es que tiene un agujero en su mano izquierda.
  • Hay quien dice que cojea de la pierna izquierda, yo la verdad es que no he coincidido con ninguno así, pero bueno, es lógico que, alguno, haciendo de las suyas, haya tenido un accidente… Qué, tratándose de un Trasgu… ¿Podría decirse que es accidente doméstico?
    Suelen confundirlo con el Diañu Burlón ya que lo han llegado a describir con cuernos y rabo, y también lo confunden con el Sumiciu, ¡incluso hay descerebrados que los han llegado a confundir con Orcos! pero para nada, ni unos, ni otros, no caigáis en ese error.

A QUÉ DEDICA EL TIEMPO LIBRE UN TRASGU

  • Si está a bien y es feliz con la familia con la que convive, ayuda en las labores de la casa ya que es muy trabajador y es terriblemente simpático, aunque no se puede resistir a hacer todo tipo de travesuras.
  • Le encanta el calor del hogar, por lo que, en invierno, es más frecuente que merodee el llar, las cocinas o las zonas con chimeneas… bueno, las cocinas las merodea siempre ya que, el hombre, es un glotón compulsivo.
  • Los hay que prefieren la compañía de los animales, por lo que frecuentan más las cuadras o los corrales.
  • Otros con más afición a la tranquilidad y a la soledad, se dejan caer con más frecuencia por desvanes y trasteros, a parte, que en ellos pueden dar rienda suelta a su curiosidad “trasteando” por cajas y baúles.
  • He oído de algún Trasgu cuyas travesuras han llegado a ocasionar graves daños y la ruina a las familias con las que vivía. Dicen que incordiaba al ganado, impedía que los moradores pudieran conciliar el sueño, rompía cosas y desparramaba todo por los suelos. No sé, siempre he defendido que el Trasgu no suele ser tan malévolo, de hecho, por mucho que me duela, esa actitud es más achacable al Sumiciu…
  • También he oído cómo algunas personas hablaban de los Trasgos como unos seres un poco guarrillos, a los que les gustaba revolcarse entre el estiércol o que se transformaban en animales para orinarse en las personas… ¡Bueno, hay muchos tipos de duendes y demoños menores, yo nunca vi a un Trasgu hacer semejantes asquerosidades!
  • Si la familia se muda de casa, debe tener en cuenta que se mudará con Trasgu y todo. Está más que probado que, en ocasiones, cuando en el último momento antes de marchar, algún familiar se da cuenta de haber dejado algún objeto olvidado, han visto cómo “su Trasgu”, sale de algún rincón de entre los enseres diciendo “Tranquilos, ya lo traigo yo”, lo ven ir a por el objeto y volver apresuradamente con él, para luego meterse en su rincón escogido para el viaje. En este caso, si alguien le pregunta responde “Ya que vais tos de casa mudada, también múdome yo con la mió gorrina colorada

CÓMO ECHAR DE CASA A UN TRASGU

Como en todas las especies, hay seres de todos los tipos, unos muy bondadosos y otros más dañinos, pues en los Trasgos pasa lo mismo y a veces, son excesivamente molestos con sus travesuras o tienen un mal humor insoportable. Pues bien, amiguinos y amiguinas, para deshaceros de uno de estos molestos seres hay varias formas:

  • Aprovechando el gran sentido del orden que tienen, debéis esparcir maíz, cebada, mijo, o cualquier otro cereal por el suelo, o bien tenéis que dejar todas las noches la mesa llena de guisantes. El laborioso Trasgu entrará en la desesperación intentando recogerlo y como tiene una mano agujereado, se verá incapaz de ello, por lo que se marchará a una casa más recogida y limpia donde no tengan tal berenjenal por ahí tirado.
  • Pese a que sea travieso, es muy laborioso y orgulloso, por lo que debéis pedirle que haga cosas imposibles como: Traer un cesto de mimbre lleno de agua o bien pedirle que lave la piel de un carnero negro hasta que se vuelva blanca. En este caso dicen que el pobre Trasgu, va saltando de río en río restregando contra las rocas, incansablemente el pellejo mientras que canta: “Aunque gaste más xabón que hay de Madrí a Valencia no se me ha de poner blanca esta pelleja“.
  • Hay zonas en las que se ponen cruces en los árboles alrededor de los pueblos para ahuyentar a los Trasgos. Esto lo he visto hacer en la zona de los Ancares (Leon / Lugo).
  • Hay gente que ha conseguido echar a Trasgos de esos que la limpieza en ellos brilla por su ausencia, diciéndoles repetidamente: “¡Arrenégote, cochino!”.
  • Una forma muy efectiva pero, creo yo que muy cruel, es quitarle su gorrín colorao y escondérselo, el pobre bicho, desesperado llorará y clamará que le devuelvan su preciado tesoro diciendo algo así como “¡Devólveme el mió Getu Colorau!”. Marchará de la casa en busca de uno nuevo, no sin antes liar alguna, y por miedo a que se lo quiten de nuevo se irá a un lugar donde no le vuelvan castigarlo de esa forma… ” Pienso que este castigo supera con creces el daño que el Trasgu pueda haber infligido”
  • Os aviso que de nada sirve mudarse pues acompañará a la familia hasta su nuevo hogar, pudiéndose oír decir al Trasgu desde algún escondite entre los enseres: “Yo tamién ando de casa mudá” ¡qué se le va a hacer, es así!.
El Trasgu Enrabietau (Dibujo de Roberto Suárez)
El Trasgu Enrabietau (Dibujo de Roberto Suárez)

LOS MIL Y UN NOMBRES DEL TRASGU

Parece ser, según he leído, que el nombre de Trasgu podría venir de la palabra Transgredi (Latín) que significa “el que transgrede” / “el que rompe con la ley”… ¡Bueno hombre, tampoco creo yo que sea para tanto!

  • Bueno, pero como os dije, en la mitología Asturiana, Cántabra y Norte-Leonesa se le conoce de varias formas: Trasgu, Trasgo, El del Getu Colorau ( el del gorro colorado), el de la Man Furada (el de la mano agujereada) El del Gorru Encarnau (El del Gorro Encarnado), Gorretín Colorau (Gorro Encarnado) el Meke, de hecho, cuando un crio es muy travieso, hay un dicho que es: “¡Ye mas malu que el Meke!”
  • En zonas de León y Castilla, también son conocidos como Martinicos, Martinillos, Trasgos o Trentis.
  • También dicen que lo conocen como Cornin o Xuan de los Caminos, pero como he dicho, creo que con estos nombres se refieren claramente al Diañu Burlón.
  • En los Ancares (Lugo-León) existe el Trasno do Choco.
  • En Galicia lo conocen como Trasno o Trasdo.
  • Follet lo llaman en Cataluña.
  • Y es igualmente conocido en Europa con los nombres de Leprechaun en Irlandés Kobold en Alemania, Lutin en Francia, Serván en el norte de Italia, Strago o Demonio da mano Furada en Portugal.

EL TRASGU A LO LARGO DE LA HISTORIA

  • Es tal su asimilación en la cultura Asturiana que en algunos sitios puede verse el letrero de “Se vende casa con Trasgu”.
  • Teólogos allá por los siglos XVI y XVII, decían de los Duendes o Trasgos que eran demonios menores domésticos.
  • En el Jardín de Flores Curiosas editado en 1570, un año después de la muerte de su autor autor, el Leonés Antonio de Torquemada, incorporó un tratado que hablaba de Brujas, Encantadores, Fantasmas, Hechiceros, Sanadores, Trasgos, Visiones y de todas sus actividades. Decía ” los trasgos no son otra cosa que unos demonios más familiares y domésticos que los otros […] y así parece que algunos no salen de algunas casas, como si las tuviesen por sus propias moradas, y se dan a sentir en ellas, con algunos estruendos y regocijos, y con muchas burlas, sin hacer daño ninguno: que aunque yo no daré testimonio de haberlo visto, he oído decir a muchas personas de crédito que los oyen tañer con guitarras, y con cascabeles, y que muchas veces responden a los que llaman, y hablan con algunas señales y risas, y golpes“.
  • La temida Inquisición, que hoy en día parece que podría volver a resurgir, ha levantado en infinidad de procesos inquisitoriales actas al respecto de reprobaciones y exorcismos contra Trasgos lo que probaría cómo la iglesia, de esta forma, intentaba neutralizar estas creencias.
  • En el siglo XVII Fray Benito Jerónimo Feijoo fue el gran detractor de la creencia en duendes y trasgos. En su libro el Teatro Crítico Universal (1781) en un capítulo entero, habló sobre “Duendes y espíritus familiares” con la única intención de desmentir su existencia.

EL TRASGU EN LA LITERATURA, TEATRO Y LA MÚSICA

Este ser es tan súmamente conocido, que ha aparecido en todo tipo de literatura, tanto la arriba referida que es más bien de tipo histórica, como en la literatura fantástica, al igual que en obras teatrales como en el que ahora llamáis séptimo arte, a continuación dejo algunos ejemplos:

LITERATURA

  • En obras clásicas y archiconocidas como El Lazarillo de Tormes de autor desconocido, Los Entremeses de Cervantes o en las Comedias de Lope de Vega podrás toparte con Trasgos
  • El gallego Rafael Dieste es el autor del libro Dos Arquivos do Trasno (De los Archivos del Trasgo).
  • También, en la traducción al Castellano del libro del Hobbit y del libro El Señor de los anillos, unos seres que salen en ellos son denominados erróneamente Trasgos, cuando, más bien, deberían haber sido nombrados como Goblins.
  • Al contrario que lo anterior, en los libros de Harry Potter aparecen unos personajes a los que llaman Trasgos que podrían perecerse mucho a un Trasgu hogareño y familiar.
  • Trasgo se tituló el poemario que la Generación 2000 o la Generación Literaria del Desasosiego, del escritor Nicaragüense Ezequiel D’León Masís.

TEATRO

El Bosque Mágico del Trasgu dirigido por Cesar Marañón que es un cuento mitológico que aúna teatro y música.

TELEVISIÓN

  • En la serie de los Lunnis, aparecía un simpático Trasgo que debilitó a los pequeños humanos.
  • Me han comentado que el personaje de Pumuki que salía en una serie de televisión es un ejemplo claro de Trasgu.

MÚSICA

Son varios los autores que han hecho canciones dedicadas al Trasgu, he aquí varios:

Bueno, amiguinos y amiguinas, espero que esta narración que describe la vida e historia del Trasgu, os sea de ayuda y agrado. Si es así, dejádmelo en los comentarios, al igual que si conocéis algún ser mágico y fatastico con iguales características al Trasgu, pero vosotr@s lo conocéis por otro nombre.

AUTORES DE LOS DIBUJOS:

Agradecimientos a David Cavernario por su versión del Trasgu. Podéis ver más dibujos de él en:

DRAWFOLIO

INSTAGRAM

Agradecimientos a Roberto Suárez por su versión del Trasgu. Podéis ver más dibujos de él en:

INSTAGRAM

Agradecimientos a Almasu Awen por su versión del Trasgu. Podéis ver más dibujos de él en:

WEB DE ALMASU AWEN 

ALMASU AWEN EN INSTAGRAM