POR DÓNDE EMPEZAR…

Bueno, bueno, bueno…. Hoy voy a daros mi opinión al respecto de Las Fiestas de Prao (Las Fiestas en el Campo)…. Llevo muchísimos años viendo cómo los humanos hacen fiestas en el campo, fiestas que inicialmente eran familiares, en las que toda la familia, aprovechando que el sol se deja ver, se iba al campo a disfrutar de la naturaleza. Comían, bebían, se divertían y disfrutaban todos juntos de ese momento sin molestarnos a los seres y pobladores de los bosques. Cuando se iban todo volvía a la normalidad e incluso dejaban tras de sí cositas muy ricas de las que algunos dábamos buena cuenta de ello por lo que, en muy poco tiempo, nada quedaba de la presencia humana.

 

LA RECOLECCIÓN DE OBJETOS INTERESANTES

Los Trasgos y los Sumicios, a hurtadillas, se aventuraban a  meterse entre ellos para hacerse con esos objetos tan llamativos, o brillantes, o con extrañas formas, o tan coloridos o que desprenden extraños sonidos que tanto nos gustan a los moradores de los bosques y que los humanos dejan caer de sus bolsos para que nosotros los cojamos. Yo fui dejando de mezclarme con los humanos en estas fiestas hace ya muchísimos solsticios y únicamente voy a ver qué encuentro una vez que estos se van. ¡No me ha ido mal, no!, cada vez encuentro más objetos interesantes que los humanos tan amablemente nos dejan y que yo voy recopilando en mi cueva preferida para guardar objetos interesantes. No obstante, si en los días posteriores a esas fiestas algún humano se arrepentía de habernos dejado su objeto interesante y regresaba a buscarlo, hacíamos por devolvérselo, bien haciendo que lo encontrara aunque no fuera en el mismo lugar que lo había perdido o bien depositándolo una noche en su propia casa para que al amanecer lo localizara.

Rinconcín de mi cueva preferida para guardar objetos interesantes

Con preocupación hemos visto cómo esas fiestas que como dije, inicialmente, eran familiares, se iban convirtiendo en concentraciones cada vez más grandes de humanos, cada vez observamos cómo las basuras que dejan tras de sí van creciendo de forma preocupante hasta el punto de ser necesario que otros humanos tengan que encargarse de limpiar, no con mucho empeño, eso sí, pues aquellas basuras que son tiradas al interior de las zonas boscosas son ignoradas en su mayoría. Cada vez los veo llegar cargados con más y más cosas que después dejan tiradas allí donde se supone que disfrutaron de ese día en el campo.

Antes de la fiesta.

Ya ni los Trasgos se atreven a meterse entre esas masas ingentes de humanos, totalmente beodos y terriblemente peligrosos hasta para ellos mismos. Sólo los Sumicios más atrevidos y curiosos se atreven a “cambiar de sitio” objetos interesantes pero de aquellos humanos que se apostan en los lindes del bosque, pues la huída en caso de necesidad está más asegurada. Ahora, encima, otros humanos también se dedican a buscar esos objetos interesantes que son dejados para nosotros y, en ocasiones, hemos tenido que hacer uso de verdaderas artimañas e incluso la fuerza para evitar que nos los quiten. Aún así, son muchos los objetos interesantes que esos humanos se llevan y que pese a que aquellos que inicialmente nos los habían dejado, se arrepienten y regresan a por ellos, nunca hemos visto que los otro humanos se lo devolvieran por lo que nos imaginamos que se lo dejen por las noches en sus casas.

LAS REUNIONES DE LOS MORADORES DEL BOSQUE

En las reuniones que hacemos los moradores de los bosques, nos hemos preguntado miles de veces cómo podríamos hacer cambiar a los humanos y que estos empezaran a respetar a la naturaleza.

Sería tan sencillo iniciar con este tipo de fiestas y que cada vez que hubiera una, al finalizar la misma, no hubiera ningún rastro de que el ser humano hubiera estado en ese lugar, porque ellos mismos se hubieran encargado de llevar su basura…

Sería tan sencillo que los “Humanos” dejaran de destruir y ensuciar todo aquello que pisan…

Sería tan sencillo que dejaran de matar por pura diversión al resto de moradores del planeta…

Sería tan sencillo que…

Pero no, cómo van a respetar la naturaleza o al resto de seres que cohabitan este planeta si ellos mismos son incapaces de respetarse entre ellos, si ellos mismos se destruyen unos a otros sólo por el mero hecho de tener distinta color de piel, venir de otro lugar, tener otra forma de pensar o amar… Por suerte un día se destruirán y desaparecerán para siempre de la faz de la tierra y solo quedaremos nosotros viviendo libremente sin su existencia… eso si no destruyen este planete totalmente.

Después de la fiesta.

Que tal si me mandáis una foto en la que salgáis tras una Fiesta de Prao, arrojando vuestras basuras en esas cajas verdes, con tapas y rueditas que usais para tirar basuras… y si encima es en esas de colores donde tiráis los distintos tipos de basuras… ya sería la leche!!!!

El correo busgosu@veganamente.es

Naturalízate!!!