Recientemente he asistido a un taller de cosmética ayurvédica muy interesante y que me encantó, porque busca la belleza y la salud utilizando la energía de las plantas para encontrar el equilibrio entre mente y cuerpo, ya que entienden que las enfermedades y todo desequilibrio en la salud, están relacionados con alteraciones de las energías propias de cada persona (doshas).
La belleza de la piel no depende solo del paso del tiempo. La alimentación, los hábitos diarios, nuestro patrón de pensamientos, de conducta, nuestra gestión de las emociones y la relación que todo esto tiene con el equilibrio de las energías del cuerpo, es lo que realmente da lugar a tener una piel más sana. Por lo tanto cuando mejoramos todos los aspectos anteriores mejoraremos nuestro aspecto físico a todos los niveles.
La ayurveda utiliza las plantas tanto frescas como secas y en aceite, harinas o arcillas, agua mineral, leches, jugos de frutas, decocciones, aceites puros vegetales y aceites esenciales, para limpiar los deshechos que la piel expulsa y que son los responsables de atraer el polvo, suciedad y bacterias.
Para ello se utilizan los Ubtans, tratamientos a base de hierbas medicinales micronizadas para limpiar y exfoliar la piel sin que pierda su grado natural de humedad, además de equilibrar, nutrir, suavizar, reparar, mejorar la circulación y darle brillo.
Existen diversas recetas de Ubtan dependiendo de la energía de cada persona, de su tipo de piel, pero la receta que hoy os propongo es válida para todo tipo de pieles.
Aconsejo que antes de aplicarla se limpie la piel con un tónico, agua de rosas o el vinagre cosmético que os he enseñado a preparar en el anterior post.

INGREDIENTES:
-4 cucharadas soperas (rasa) de harina de garbanzo
-2 cucharadas de aceite de almendras
-1 cucharada de aceite de germen de trigo
-1 cucharadita (rasa) de cúrcuma en polvo
-1 cucharadita (rasa) de fenogreco en polvo
-¼ cucharadita de aceite de rosas (opcional)

ubtanra

ELABORACIÓN:
Mezclar todos los ingredientes y aplicar como mascarilla (puedes calentar un poco los aceites para aplicar templado en la piel o darte un baño de vapor facial para dilatar un poco los poros y que penetren mejor los nutrientes). Dejar actuar de 15 a 20 minutos. Es aconsejable tumbarse mientras actúa sobre la piel para que no escurra tanto, y proteger la ropa ya que mancha bastante si escurre. Además si te permites esos minutos de relajación tu piel aprovechará mejor todos los nutrientes que este tratamiento le va a aportar.Una vez transcurrido el tiempo, retirar la mascarilla con una cucharilla con suavidad, y cuando esté retirada completamente, masajear los restos por todo el rostro durante dos o tres minutos.
Si tu piel es demasiado sensible masajea con más delicadeza para no irritar la piel y si es demasiado seca puedes sustituir los aceites por aceite de sésamo o jojoba o argán, o aplicarte un poco antes de extender la mascarilla por la piel.
Aclarar bien para finalizar el tratamiento, que no quede ningún resto, y puedes aplicar tu crema habitual o un aceite que no sea graso.
Notarás tu piel diferente tras este tratamiento, y te sorprenderá la sensación.
La harina de garbanzo nutre, la cúrcuma nutre y rejuvenece las células y las desinflama, el fenogreco exfoliará y reafirmará.
Puedes preparar todos los ingredientes secos en un tarro y los aceites en otro pequeño y preparar como regalo para las fechas que se aproximan. Será un regalo original, diferente a lo habitual y además hecho por tÍ con productos naturales.

Podéis dejarme cualquier duda o comentario, responderé encantada. Ah! y podéis seguirme también en Twitter:https://twitter.com/Vegana_Mente

Youtube:https://www.youtube.com/channel/UC8gMullt_VWkTTAbW5GYZZg

Instagram:https://www.instagram.com/vegana_mente/

Facebook:https://www.facebook.com/cocinando.veganamente/?ref=h