HOY OS PROPONGO HACER UNA POMADA REPARADORA CASERA

Es a base de plantas como la caléndula, la manzanilla, el llantén… y aceites, que nos ayude a reparar y regenerar la piel y que podremos utilizar para irritaciones, inflamaciones, cardenales, eccemas, sequedad, quemaduras, picores, estrías, heridas…

Ya que tenemos al alcance de nuestra mano ingredientes naturales con propiedades medicinales maravillosas, vamos a beneficiarnos de ellas haciendo nuestros productos libres de sustancias químicas innecesarias.

En este caso para extraer los principios activos de las plantas utilizaremos el método de maceración en caliente, método muy utilizado en la medicina tibetana, para hacer sus aceites medicinales.

INGREDIENTES

12 gr. de aceite de oliva

27 gr. de aceite de coco

10 gr. de aceite de almendras

10 gr. de lecitina de soja

0,25 gr. de cúrcuma (1/3 de una cucharilla)

0,05 de pimienta negra (la puntita de un cuchillo)

1 cucharada de caléndula

1 cucharada de llantén

½ cucharilla de alholva en polvo

CUALIDADES DE LOS INGREDIENTES:

Utilizaremos el aceite de oliva por sus magnificas propiedades y porque tiene una gran afinidad con la grasa de nuestra piel, convirtiéndolo en un excelente vehículo transportador de los principios medicinales.

El aceite de coco mejora la hidratación de la piel ya que reduce la perdida de agua y aporta nutrición.

El aceite de almendras proporciona suavidad y elasticidad, regenera la piel estimulando la producción de colágeno y elastina.

La lecitina de soja, rica en vitamina E, previene el envejecimiento y suaviza la piel. Además crea una capa protectora que evita la perdida de agua natural de la piel.

La cúrcuma es una raíz de increíbles propiedades medicinales, en este caso actúa como potente antiinflamatorio, calmante de rojeces y mejora las cicatrices. La pimienta es el complemento que permite que la cúrcuma nos aporte sus beneficios.

La caléndula como nos explicaba el Busgosu en su post, es una planta de grandes propiedades medicinales, imprescindible para el cuidado de la piel, calma el dolor, suaviza, descongestiona y tiene propiedades antimicrobianas.

El llantén por su alto contenido en alantoína ayuda a calmar el dolor, a cicatrizar las heridas y a regenerar las células de la piel. Además el llantén ayuda a aumentar las defensas cutáneas.

Y la alholva o fenogreco es otro poderoso cicatrizante, calmante y antiinflamatorio.

PREPARACIÓN

Para hacer una Pomada Reparadora Casera se mezclan las plantas con los aceites, excepto la lecitina. Se ponen en un recipiente a fuego suave durante 5 minutos, controlando que no se frían las plantas, más bien que parezca que están cociéndose lentamente. Después se retira del fuego y se deja reposar dos o tres días. Una vez transcurridos los días de reposo, se calienta a fuego suave de nuevo y se filtra. Es en este momento cuando se añade la lecitina de soja aprovechando que el aceite esta aún caliente y removiéndola para ayudar a que se disuelva bien.

Se deja enfriar de nuevo toda la mezcla. Puede tardar un día entero en espesar y tomar la consistencia de pomada. Para acelerar el proceso se puede poner en el frigorífico.

Otra opción es poner los aceites y las plantas al baño maría durante un mínimo de 30 minutos, siendo el resto del proceso el mismo.

Crema Reparadora Casera

Lo envasamos en un frasco de cristal esterilizado y lo conservamos en lugar fresco y oscuro. Y ya tenemos nuestra pomada reparadora.

Al aplicarla puede que coloree de amarillo por la cúrcuma. Si no hemos sobrepasado la cantidad del peso de la receta, no importa ya que una vez masajeada y absorbida el color desaparece. Si hemos añadido cúrcuma de más, quedará coloreada la zona y manchará la ropa. Si la temperatura ambiental es alta, se puede guardar en la nevera para que no se vuelva liquida o utilizar como un aceite, por lo que debemos tenerlo en cuenta a la hora de envasarlo.

Una Pomada Reparadora Casera es fácil de hacer e imprescindible en nuestro botiquín.