Hoy toca el cuidado del cabello, y lo haremos con este Aceite Capilar Nutritivo. Después del verano nuestro cabello necesita que lo mimemos un poco para que luzca con un aspecto vigoroso y saludable pues ha estado demasiadas horas expuesto al sol, al cloro, la sal del mar, restos de arena, aumento de sudoración, lavados más frecuentes…

Aparte de todo esto también nos vemos afectados por los cambios estacionales y al igual que algunos árboles y animales, nuestro pelo se renueva y se cae en mayor cantidad en estos meses otoñales. Esto es  temporal y se recuperará, pero podemos cuidarlo con mayor detenimiento para que se mantenga hidratado y nutrido.

El cabello, al igual que nuestra piel y nuestras uñas, es un indicador de nuestro estado de salud. La falta de vitaminas, de sueño, la ingesta de medicamentos, el estrés, cambios hormonales o anímicos, enfermedades, etc., también influyen en la calidad del pelo. Cuando hay algún desequilibrio o sustancias tóxicas corporales se transfieren al cabello a través del riego sanguíneo dejando a este seco, debilitado, sin brillo…

También se ve afectado por las condiciones ambientales, la contaminación,  el trato diario con secador, tintes, champús, etc. Por eso vamos a darle los cuidados que necesita para que mantenga su brillo y fortaleza natural. Y para ello hoy comparto contigo esta sencilla receta de Aceite Capilar Nutritivo.

A nivel interno cuidaremos nuestra alimentación tomando levadura de cerveza y ortiga verde que son grandes reconstituyentes del pelo.

Por otra parte activaremos la circulación sanguínea del cuero cabelludo para que le llegue el alimento y todos los nutrientes que necesita, masajeando el cuero cabelludo con las yemas de los dedos, friccionándolo como si nos estuviéramos lavando en seco, también dando golpecitos e iremos cogiendo mechones con las manos para darnos unos suaves tirones de pelo por toda la cabeza.

Después del masaje, aplicaremos un aceite caliente que nutra el cuero cabelludo y sirva de regenerador capilar. También hidratará y suavizará el cabello. Utilizaremos para ello un oleato que habremos preparado unos días antes de su aplicación con aceite de sésamo (rico en vitaminas y minerales), centella asiática (previene la caída del cabello y ayuda a aumentar su grosor y volumen), ortiga verde (rica en vitaminas B,C,D,E, en minerales como el azufre, manganeso, sílice, hierro, activa la circulación sanguínea, previene la caída del cabello gracias a sus propiedades regeneradoras y tonifica dando mayor cuerpo y volumen) y romero (potente activador de la circulación, fortalece y previene la caída y regula el exceso de grasa).

Ingredientes:

1/2  litro de aceite de sésamo (también puede servir de oliva)

1 cucharada de centella asiática (planta seca)

1 cucharada de ortiga verde (planta seca)

1 cucharada de romero (planta seca)

1 gota de vitamina E (opcional)

Si utilizas plantas frescas la cantidad debe ser mayor, unas dos cucharadas por planta.

Aceite Capilar Nutritivo

Preparación:

Ponemos a calentar al baño maría el aceite y le añadimos las plantas troceadas (centella asiática, ortiga y romero). Dejamos a fuego suave durante quince minutos, retiramos y dejamos reposar dos o tres días agitándolo una o dos veces al día, colamos y envasamos.

Otra opción es poner las plantas en un tarro de cristal (con cierre hermético) con el aceite hasta cubrirlas por completo y dejar macerar durante 40 días agitando de vez en cuando.

Cada vez que vayamos a usar el aceite calentamos la cantidad que vayamos a aplicar y lo repartimos por el cuero cabelludo con suave masaje impregnándolo bien para conseguir que nutra en profundidad. También resultará un tratamiento muy relajante si consigues que otra persona te lo aplique.

Para potenciar el efecto también haremos una infusión con las mismas plantas dejándolas macerar toda la noche.

La mejor hora para este tratamiento es al anochecer, antes de ir a dormir, para dejarlo actuar toda la noche. El calor que se mantiene mientras estás en la cama y la relajación que se produce al estar dormido, ayudan a que los principios activos penetren con mayor facilidad. Para evitar manchar la almohada puedes cubrirla con una funda o una toalla. A la mañana siguiente te lavas el cabello con un champú suave y en el último aclarado utilizas la infusión.

Si no quieres dejar actuando el aceite en el pelo toda la noche, intenta dejarlo un par de horas envuelto en un gorro de ducha. Y si tampoco tienes tiempo para esto, con 30 minutos también te dará buenos resultados, pero recuerda que cuanto más tiempo lo dejes actuando en tu cuero cabelludo, mayores beneficios observarás.

La ilusión y las ganas que pongas en hacer tu propia preparación también se transmiten al producto que hagas, cuando haces una comida con ilusión, tiempo y alegría te sale mejor y más sabrosa que si la haces con prisas o desgana ¿verdad? Pues lo mismo ocurre con cualquier preparado que hagas.

A mí me encanta hacer los macerados de aceite con las plantas, disfruto con ello y sobre todo si las recolecto yo misma. Anímate a hacerlo.